ColumnasInfo

Manejos para equipos remotos: los nuevos aprendizajes

La mayoría de las organizaciones y empresas ha comenzado un proceso de retorno al espacio laboral. Sin embargo, la nueva realidad será -por lo menos en el corto plazo- de muchos equipos con colaboradores aún en teletrabajo, por lo que se mantendrá la necesidad de seguir en contacto parte online parte presencial. Aquí algunas sugerencias de cómo abordar este proceso:

Escrito por Trébol Consultores.

Ya habiendo experimentado varios meses con la realidad de trabajo a distancia, se abre la necesidad de cómo hacer de las reuniones, espacios efectivos y participativos que permitan la coordinación y organización. Sabemos por nuestro trabajo que es la realidad de muchos equipos que el exceso de reuniones online y la adaptación a nuevas tecnologías y formas de coordinarse ha significado más estrés y percepción de sobrecarga por parte de las y los colaboradores.

Ahora que cada vez más equipos se pasan al mundo digital,  es importante recordar que la comunicación en línea no ofrece los matices que se encuentran en el entorno de una oficina.
Por esto una buena comunicación con el equipo remoto es fundamental, y para que esta comunicación sea efectiva, establecer ciertas normas que incorporen de forma directa a los equipos y sus deseos.

Además, establecer algunas normas básicas para la comunicación, será esencial para que el equipo se mantenga productivo y feliz.

En Trébol te contamos cuales son estos acuerdos que proporcionaran la experiencia que esperarías en una oficina tradicional. Especialmente si éstos se deciden de forma colectiva, aportarán confianza, comprensión y apoyo a nuestros equipos.
Aquí un poco de lo que hemos aprendido sobre reuniones remotas:

 1. La empatía es la piedra fundamental.

Siempre debemos pensar que hay buenas intenciones. O que por lo menos no sabemos a ciencia cierta qué subyace al comportamiento del otro. El tono y los matices se pueden perder a través del chat, así que dar por hecho que los compañeros hablan con una actitud positiva ayuda a evitar posibles malentendidos.

 

2. Trata a los demás con transparencia.

Mantén la información importante al alcance de todos: Anota las decisiones tomadas a través del chat, graba las reuniones en vídeo y si tomas notas compartirlas en espacios públicos, es una gran idea. Sugerimos nunca subestimar y siempre abordar con transparencia lo que sentimos/pensamos.

3. No hay problema en la asincronía.

Incorpora la comunicación entre distintas regiones e incluso entre diferentes zonas horarias. Planifícate, no tomes decisiones de último minuto. Puede parecer un esfuerzo extra, pero en realidad facilita la organización y promueve la inclusión.

4. Implanta una estructura.

Establece un proceso, una estructura y una planificación con respecto a las reuniones y actualizaciones, así todos pueden seguirlas independiente de su ubicación. Asigna a alguien que dirija la reunión y a alguien que la documente, de esta forma las decisiones claves quedaran registradas.

5. Diferentes pero iguales.

Acepta esta realidad esencial: todos los integrantes del equipo remoto son iguales, pero sus realidades difieren. La clave es ser considerados con esas diferencias.

El trabajo remoto y la posibilidad de estructurar tu vida y vivir a tu propio ritmo es una posibilidad que estamos explorando y aprendiendo a disfrutar. La flexibilidad de este sistema nos permite seguir siendo productivos en la medida que seamos organizados y respetos nuestro tiempo y del de los demás. Para aprender de estas nuevas formas de comunicarnos y comportarnos, puedes escribir a contacto@trebolconsultores.cl para ver cómo adaptar estos aprendizajes a la realidad de tu organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *