ColumnasInfo

¿De qué hablamos cuando hablamos de autocuidado en estos tiempos? 4 consejos

Durante los últimos meses, la necesidad de espacios de “autocuidado” ha surgido como necesidad prioritaria en los equipos. Te contamos aquí 4 consejos fundamentales para este tiempo:

Escrito por Trébol Consultores.

 
Ciertamente, las condiciones de trabajo han variado este 2020 y nuevos desafíos de equipo han sido experimentados de una manera que nunca habían vivido.
 

Una de las necesidades que más hemos trabajado con las personas en cada intervención que hemos implementado este año ha sido la del llamado “autocuidado”. En Trébol Consultores nos gusta decantar este concepto con la idea de bienestar integral: el foco que le damos al bienestar físico, emocional, mental y social de cada una de las personas que trabaja en una organización. 

Desde nuestra experticia, sugerimos que toda intervención de equipo a realizar dentro de las organizaciones tenga de alguna manera un foco en este bienestar integral. Hemos visto lo importante y bien recibido que es por las personas y lo necesario que se hace como conversación entre colaboradores viviendo las circunstancias particulares de esta pandemia. En esta nota, abordamos los 4 puntos que hemos encontrado centrales a la hora de preocuparnos del mencionado “autocuidado”: 

1. Círculo de Preocupación e Influencia: Este modelo propuesto por Steve Covey sigue siendo relevante al poner el énfasis en una simple pero profunda pregunta: ¿Sobre qué, de todo esto, no puedo hacer nada? ¿Qué está fuera de mi control?. Al dedicar energía a esta pregunta entre todas nuestras inquietudes, podemos definir bien qué esta dentro de lo que podemos hacer (influencia) y qué está fuera de nuestro rango de acción (preocupación). Aplicar esta herramienta al cotidiano ha resultado en mucho alivio, libertad y motivación para con quienes la trabajamos.

2. Concentrarnos en el presente: en un escenario de como el actual, el exceso de preocupaciones por el futuro (entendible dadas las incertidumbres) produce mucho malestar en las personas. Prácticas como la meditación invitan a enfocarse en el presente como una forma de traer bienestar en todos los ámbitos de la persona, incluso en nuestro roles laborales.

3. Relación con las exigencias personales: Abordar un escenario nuevo y “amenazante” constantemente puede hacer sacar lo mejor y a la vez lo peor de nosotros. Hemos visto a muchas personas con altísimos grados de sobre-exigencia, poniéndose ellas mismas las mayores cantidades de presiones para “funcionar bien” para “rendir al máximo” y “aprovechar cada momento”. Nuestra invitación es a tener una relación más positiva con sí mismo/a,  entendiendo que cada cual está intentando navegar este período de la manera más exitosa posible, con el fin de que este 2020 se termine transformando en una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

4. Destinar tiempo a actividades dulces: No es lo mismo descansar que nutrirnos de energía y con cada equipo que hemos trabajado hemos puesto el énfasis en que nuestro bienestar debe incluir de ambas fuentes. Descansar del desgaste energético y alimentarnos de las más pequeñas actividades son probablemente los tiempos más valiosos que tenemos como seres humanos hoy.

En cada intervención, llevamos estos consejos a un nivel práctico, con consejos aplicables para la vida personal y también para la vida laboral y en tanto integrantes de un equipo y una organización.

Hemos constatado que estas sugerencias tienen muy buena recibida y producen pequeños, pero importantes cambios en el bienestar de los equipos.  Si te interesa desarrollar este trabajo con tu organización, contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *