Columnas

¿Cómo construir una Cultura de Diversidad e Inclusión en las Organizaciones?

Una mirada sobre las acciones claves para generar una cultura de la inclusión.

Escrita por Felipe Villarreal, Socio Director de Trébol Consultores.

El respeto a la diversidad, el valor de la inclusión, la no discriminación y las buenas prácticas de responsabilidad social empresarial. Estas frases son cada vez más frecuentes a la hora de pensar en organizaciones cada vez más saludables y acordes a los tiempos modernos. Naturalmente, la mayoría de las personas tienden a estar de acuerdo con estas declaraciones, pero una vez que se deben comenzar a tomar acciones al respecto, aparecen algunas confusiones por dónde seguir.

Primero, siempre es necesario plantearse: ¿Por qué la inclusión? Por qué no es más fácil trabajar en organizaciones homogéneas donde haya menos discusión y mayor afinidad entre sus integrantes? Ante esto, la respuesta está estudiada y confirmada: la diversidad trae una serie de enormes beneficios, desde aumentar tus ingresos y ganancias, pasando por aportar en innovación y en una mejor toma de decisiones hasta la simple concepción de que apoyar la diversidad es “lo correcto” y permitirá darle a cada individuo una oportunidad, aportando a un mundo más justo y equitativo.

Sin embargo, decirlo y hacerlo siempre son dos cosas muy distintas. Para facilitar este avance, Trébol Consultores ha ido desarrollando un cuerpo de conocimiento y experiencia que nos indica cuáles son los pasos críticos a la hora de construir organizaciones inclusivas.

  1. Crear una estructura: el tipo de estructura dependerá del tamaño y característica de la organización (puede ser desde un cambio de tareas en una persona con un rol clave, hasta un asesor o un departamento completo) pero debe ser consistente y relevante para la cultura de esa organización.
  2. Escoger un foco: siempre habrán muchas dimensiones por dónde partir, pero elegir algunas temáticas como personas en situación de discapacidad, migrantes, diversidad sexual, equidad de género, es una buena forma de empezar a visibilizarlo y tomar acciones concretas.
  3. Construir relaciones y convocar aliados: no puede ser la batalla de unos pocos, sino que se requieren apoyos de líderes, personas claves y/o áreas específicas. Muchas veces ayuda a construir un discurso en común y que éstos agentes claves ayuden a difundirlo.
  4. Desarrollar claras políticas antidiscriminación: suele ser una piedra fundamental de las organizaciones que avanzan hacia la inclusión efectiva: llegar a un consenso sobre lo que vamos a entender por inclusión y por discriminación y transmitirlo en un texto que dé lineamiento de principios y buenas prácticas. Lo que hacer y lo que no hacer.
  5. Capacitar, formar, educar: Hoy existen múltiples formas de hacerlo, pero una cosa es segura: HAY que hacerlo, para lograr un traspaso significativo de lo declarado y puesto en el papel. Trébol Consultores ha desarrollado varios programas en esta línea.

Para cada etapa, es necesario contar con especialistas y/o asesores del tema que ayuden en un proceso consultivo para ir tomando decisiones que son gravitantes sobre cómo se va a construir la cultura de inclusión dentro de tu organización. Pero una cosa podemos asegurarte: traerá enormes beneficios para todos las y los colaboradores involucrados.  

Un comentario en “¿Cómo construir una Cultura de Diversidad e Inclusión en las Organizaciones?

  1. Excelente!! Vivimos en un mundo diverso en tantos sentidos, que parece casi de sentido común la necesidad no sólo de acoger la diversidad, sino de valorarla. En muchas organizaciones ronda la idea de la inclusión como una especie de buena acción del día. Y tiene que ser mucho más que eso para que realmente se valoren las diferencias y se hagan visibles las oportunidades que surgen desde la diversidad. Tremendo aporte que haya empresas como ésta, cuyo foco sea preparar a la organizaciones, ayudar a cambiar discursos, generar nuevas culturas y diseñar e implementar acciones que permitan acoger y valorar la diversidad de verdad y no sólo como algo “políticamente correcto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *